Caminar en La Sierra de Francia, blog de senderismo

Camino Asentadero Bosque de los espejos: Sequeros-Casas del Conde-San martín del Castañar

| Oct 9, 2014 | caminar en la Sierra de Francia


Ubicación: Sequeros
Recorrido: 9 km circular con posibilidad de recortar a la mitad. Recorrido en forma de 8.
Duración: 3 horas y media sin visitar los pueblos.
Dificultad: media.
Donde comer: Varios establecimientos en San Martín y Sequeros. Recomendamos Casa Troylo en San Martín por su calidad y exquisito trato.



Para mí, el más bonito de los 4 caminos de la Diputación, sin duda.
Y es que le tengo un especial cariño ya que me he pateado hasta aburrir el tramo de Sequeros-San Martín durante el proyecto Del Asentadero de los Curas.
Recomiendo hacerlo en otoño, y si puede ser, en las dos primeras semanas de noviembre, que es cuando los colores otoñales suelen ser en su apogeo. Tendremos, pues, una paleta que irá desde los últimos verdes hasta una gama de ocres amarillos y rojos, marrones…Una pasada.
La vista que tenemos en esa época al llegar en coche desde Salamanca, justo en el cruce de Béjar-Sequeros con la carretera de San Martín, con este pueblo en el fondo y detrás la Peña de Francia  es una de las postales más bonitas de la Sierra.
Un camino imprescindible por sus paisajes, pero también porque nos hará descubrir nada menos que 3 pueblos muy interesantes, los dos conjunto-históricos. Sequeros (el teatro, la iglesia del Robledo que encierra las reliquias de Simón Vela, descubridor de la virgen de la peña, y la Moza santa, el pasaje del infiernillo, la Cabuezuela) y San Martín del Castañar (el castillo-cementerio sede del centro de la Biosfera, el artesonado mozárabe de la iglesia, los soportales del consejo, el puente medieval), así como otro muy pequeño y desgraciadamente menos conocido: Las Casas Del Conde
Si queréis deteneros en todos esos pueblos, cosa que os aconsejo si no los conocéis, la excursión os llevará todo el día, por lo que podéis llevar una merienda, o comer a medio camino en San Martín.
Para los que quieren acortar la ruta, existe la alternativa de desviarse en Casas del Conde por un tramo alternativo (por las pozas del Caraba), que hayáis empezado por Sequeros o por San Martín.
Este camino tiene la particularidad también de pasar por el antiguo Camino del Asentadero de los Curas, por lo que contiene algunas obras y objetos de esa fase inicial, y de estar plagado de talla de madera hechas por un artista local en Casas del Conde.

La ruta sale y llega a la ermita del Humilladero de Sequeros. Para encontrarla, tenemos que entrar y atravesar el pueblo, pasando delante la farmacia y una fuente grande. La otra alternativa (en coche), es coger, si venís por la carretera de Salamanca, un camino asfaltado nada más pasar la indicación de entrada al pueblo, y bajar por una zona de chalets hasta toparos con el humilladero, donde suele haber algún sitio para aparcar.

humilladero de sequeros

Salida de la ruta en Sequeros: El Humilladero.

salida asentadero de los curas en sequeros

Posibilidad de aparcar cerca del Humilladero

intervención artística en el camino espejos de los bosque

“la casa del árbol” de Luque López

La primera obra, como pasó también en el camino del agua de Mogarraz, sirve para rehabilitar un antiguo vertedero a la salida del pueblo. Es “la casa del árbol” de Luque López.
Aprovecho la ocasión para denunciar los numerosos vertederos, escombreras, vertidos, oficiales o privados, que salpican en toda la Sierra, los alrededores de los pueblos. El sellado reciente de las escombreras de los ayuntamientos es una iniciativa positiva pero que llega tarde. La nueva normativa que obliga a la gente a pagar para tirar y tratar sus escombros en un punto de Tamames, hacen que algunos prefieran tirarlos en cualquier sitio sin ser vistos. Además, La falta de puntos verdes para depositar temporalmente los trastos de casa para su posterior reciclaje, es una falta grave de las instituciones, sean ayuntamientos, mancomunidad o Junta. Es una vergüenza ir por las pistas o asomarse al monte, y encontrarse todo tipo de inmundicias nuevas o muy antiguas que van desde lavadoras, hasta garrafas de productos fito sanitarios pasando por colchones. Una imagen propia de un país subdesarrollado. Aquí queda dicho.

Pasado ese monumento al poder de la naturaleza para generarse en condiciones adversas (espero que ese arbolito “prisionero” de la casa tenga larga vida), bajamos por una pista (con algún resto del vertedero, como no) y después por un tramo de camino que conserva su empedrado.

camino empedrado en las casas del conde

Bajando hacia Casas Del Conde.

intervención artística en el camino espejos de los bosque

“A puntadas” de Luque López.

Nos encontramos entonces con una de las más sorprendentes y bonitas obras de los caminos con escultura (no por nada la Diputación la tiene por todo los lados en sus carteles): “A puntadas” de Luque López. Una roca, partida, una roca herida, cosida para intentar reparar el daño hecho. Una bonita metáfora que parece apoyar mi denuncia sobre el maltrato que sufre nuestra querida Sierra de Francia.

Algunas curvas, bajando y acercándonos a Casas del Conde, en medio de los castaños, son realmente preciosas. Nos acompañaran y guiaran varios “Mochuelos” blancos (Pablo Amargo).

camino empedrado en las casas del conde

Bonito tramo de antigua calzada.

intervención artística en el camino espejos de los bosque

“Mochuelos” de Pablo Amargo.

paredón

Unas escaleras de cantería que llevaban a antiguas viñas.

paredón

Quizás de los paredones más estrechos que he visto en la Sierra. A penas cabe una parra.

Llegamos en Casas Del Conde. Las “Efímeras magentas” de José Antonio Juárez son una idea simpática para jalonar el camino a través del pueblo y así no perderse en sus calles laberínticas. Aunque que si lo queremos hacer, fácilmente nos encontraremos una de ellas para salir y llegar al impresionante Vía crucis, el monumento más emblemático de Las Casas.

intervención artística en el camino espejos de los bosque

“Efímeras magentas” de José Antonio Juárez.

casas del conde

Siguiendo las mariposas-tornillo de Casas del Conde…

iglesia de casas del conde

A la salida del pueblo: La Iglesia y la casa de Amador.

Amador, un artista naïf:

Antes de pasar delante de la iglesia, nos detendremos delante la última casa, que nos llamará la atención por sus tallas de madera, sus colorines y su colección de animales realizados con raíces y ramas torcidas. Se trata de la casa de Amador, un artesano-artista local, autor de esas obras y de todas las tallas que podréis ver en el próximo kilómetro. A su bola, ha ido esculpiendo olivos con imágenes piadosas. El tema puede gustar o no pero el resultado tiene la poesía de la sencillez que siempre tiene el arte naïf (o bruto, marginal, como queramos llamarlo o considerarlo) y que no tienen unas cuantas obras de artistas “oficiales” por mucho que lo intenten y nos lo expliquen por medio de discursos complejos y alambilicos. Los que llegan a conocer Amador perciben enseguida su sencillez y su desinterés. Él crea como el árbol crece, no le preguntéis porqué.

casa de amador en las casas del conde

Una exposición compuesta de motivos ornamentales, monstruos y bestias sacadas del bosque cercano.

olivos grabados en casas del conde

Tallas en olivos de Amador en Casas del Conde.

Vamos siguiendo las cruces hasta llegar al calvario, impresionante entre los robles, y subimos la pista cementada que nos pasea entre paredones de olivos tallados. Me encanto ese tramo: La elegancia natural de esos arboles, junto a las paredes muy cuidadas y limpias vienen realzar las intervenciones de Amador.

iglesia de casas del conde

Una postal simpática: El burro del pueblo no quiere perderse la misa.

olivos esculpidos en casas del conde

Paredones con olivos grabados a la salida de Casas del Conde.

calvario de las casas del conde

El impresionante calvario de Casas del Conde.

La obra siguiente viene a ilustrar lo dicho anteriormente: Una puerta abierta que enmarca San martín “al otro lado“. La idea de Manuel Pérez de Arrilucea huele un poco a recocido. Si es un guiño, ¿Cuál es?  A la pintura que se consideraba una ventana abierta sobre el mundo? Al concepto de la puerta, del paso a otro mundo, a otro universo, a otro yo, tantas veces usado en arte, cine, literatura…? Que pinta una puerta de piso aquí? La misma idea, reproduciendo fielmente una puerta de cuadra o de casa serrana, con su patina, su tocador, sus clavos, seguramente había sido más integrada y , por repetir lo que digo desde el principio de esta andadura por los caminos de la Diputación, nos hubiera contado algo de la cultura tan rica que habita estos lugares. El resultado queda allí, por mucho que nos lo expliquen a través de un texto pseudo-poético vació de contenidos…

intervención artística en el camino espejos de los bosque

“al otro lado” de Manuel Pérez de Arrilucea.

Empezaremos a subir hacia San Martín del Castañar y poco antes de llegar, si no queremos entrar a visitarlo, nos desviaremos a la derecha para bajar otra vez a través de viñas, pasando (tapándose la nariz) un pequeño regato con olor a desagüe y lavadoras que sirve de cloacas al pueblo.

cruce de senderos

Cruce al llegar a San Martín del Castañar: Tú eliges. A la izquierda, una cerveza fresca, un pinchito. Al a derecha, una larga subida hacia Sequeros.

Es que no quisiera repetirme pero esa es otra vergüenza de nuestros políticos: La Sierra de Francia, Parque natural y Reserva de la Biosfera con TODOS sus pueblos tirando sus aguas sucias por los ríos. 20 años que vivo aquí, 20 años que oigo hablar de las dichosas depuradoras. Obras por fin empezadas hace algunos años, y todavía ninguna en funcionamiento. Y después vienen a vendernos lo del turismo sostenible…Penoso.
vistas cerca de san martín del castañar

bosque de san martín del castañar

Vistas desde la bajada de San Martín.

Al llegar otra vez al bosque, pasando el regato de Buenamadre, podremos darnos un recorrido por el puente del antiguo “jardín de los 4 elementos” restaurado con buena madera. La escultura que allí depositó Jesús Palmero, un monolito austero más propio de un mundo urbano e industrial, queda en este precioso lugar hasta molesto visualmente. Si tal ha sido su propósito, lo ha conseguido. Su “torre de intercambio” funciona ya que los caminantes depositan piedras y raíces, no sé si con el deseo real de intercambiar algo o de intentar taparla.

intervención artística en el camino espejos de los bosque

“torre de intercambio” de Jesús Palmero.

puente del camino del asentadero

El puente sobre el regato de Buena madre.

camino empedrado en san martín del castañar

Subida entre San Martín y la carretera de Casas del Conde.

 

El misterio del robo de los Jinetes del Apocalipsis.

jinetes del apocalipsis en el asentadero de los curas

Los caballos en la época del Asentadero de los Curas.

Casi al final de la larga subida por un camino empedrado, que cogemos a continuación, se encontraba una antigua intervención mía que debía integrarse al camino nuevo. Las 4 cabezas de caballo estaban en mal estado. Sin presupuesto alguno, usábamos entonces material del mismo monte (como el puente sobre el río y el mirador del que hablaremos después). La Diputación me pidió que los restaurase. Cosa que hice, aprovechando para darles un acabado más resistente y ponerles como soporte un pie de metal en vez de los troncos originales. No pasó quince días desde su re-instalación, que recibo una llamada del coordinador del camino. Yo llevaba unos días en Francia donde iba a disfrutar de las navidades con mi familia. Y me informa del robo de las cabezas. Tenia que ser obra de alguien muy bien informado, ya que el camino no estaba inaugurado todavía y que los jinetes habían perdurado imperturbables 8 años allí sin ningún intento de robo o vandalismo, hasta dejarlos como nuevos. Un ladrón muy perseverante, capaz de quitar 16 tornillos de 15 cm metidos en tacos químicos. 

Pero cual fue mi sorpresa cuando meses después, me viene a los oídos que en un periódico de Salamanca, un articulo sobre el robo había dejado entender que el ladrón podía haber sido incluso yo mismo, por no sé que oscuras razones. Una pena de no haberme hecho con el numero de dicho periódico para saber de donde sacaron tales informaciones y tomar las medidas pertinentes. En fin, bochornoso…

land art en el asentadero de los curas

Las cabezas desaparecieron durante el mes de diciembre, unos meses antes de la inauguración oficial del nuevo camino.

Restos de un proyecto pionero.

En la última parte del recorrido, podrás ver algunos restos de lo que fue “El Camino del asentadero de los curas”.

land art en el asentadero de los curas

Una pluma de forja…

land art en el asentadero de los curas

Una ciudad en la roca…

La ermita de santa Lucia donde solo queda un trozo de pared y el elegante esqueleto de un enorme ciprés que se quemó con la ermita, allá hacia 1790 (¿la revolución francesa llego hasta aquí? No, me parece recordar que fue un incendio provocado por oscuras historias de pastoreo o algo así). Allí está una vidriera que resistió al tiempo hasta que la masificación del camino acabo con ella. Presenta varios cristales rotos a pedradas.

vidriera de la ermita de santa lucia en sequeros

Aspecto que presenta actualmente la vidriera de la ermita.

triptico de la ermita de santa lucia, sequeros

El retablo también ha sido apedreado: Presenta un impacto en su espejo-caleidoscopio (este fue roto adrede y pegado con silicona).

triptico de la ermita de santa lucia, sequeros

El retablo cerrado: Una parodia “Made in Sierra de Francia” de una obra de Brueghel.

Un poco más arriba está un mirador hecho sobre unas rocas (las antiguas Tarmas de Babel), pero ahora anida una especie de avispas peligrosas (gracias por poner el cartel) y es mejor quedarse apartado mientras sigan merodeando allí.

mirador en el asentadero de los curas

Mirador entre rocas.

Después de pasar un regato y el desvió posible hacia Casas del Conde (donde debe estar la obra de Luque López, “del reflejo de las palabras” que no vimos), el bosque de majestuosos castaños deja paso a un bosque de pequeños robles llenos de líquenes donde fácilmente podían salir algún duende. Verás entonces el monumento emblemático de esta ruta. Él que dio su nombre al antiguo camino y a parte de la nueva: El Asentadero de los Curas.

escenificación del asentadero de los curas

Una reconstrucción de lo que podían ser las charlas de los párrocos en el Asentadero de los Curas.

cabeza de granito en el asentadero de los curas

La cabeza de granito del Asentadero de los Curas.

Un curioso sofá de granito, que aprovecha la configuración natural de la roca, y que servía de punto de encuentro a los curas de las parroquias de los 3 pueblos (y también de San Miguel del Robledo, pueblo cercano) donde hablarían de sus asuntos, terrenal y celestial. Al lado está una figura humana en una roca que entonces realcé con unos pocos detalles, casi todo lo había hecho ya la naturaleza.

Encontraremos todavía algunos restos como “los pájaros del Alba” hasta llegar otra vez al humilladero de Sequeros.

hito del sendero del asentadero de los curas

Todavía queda alguno de los hitos que guiaban el caminante.

land art en el asentadero de los curas

Palabras de luz…

ceramica en el asentadero de los curas

Cerámica: Los pájaros del alba.

puesta de sol sobre la peña de francia

Ese día llegamos casi de noche. Justo para sacar esta bonita vista de la Peña de Francia antes de llegar a Sequeros.

Lo que ya no veréis en el Camino del Asentadero:

Ya que tengo algunas fotos, las pongo de recuerdo, pensando en los que entonces pasearon por él hace años.

land art en el asentadero de los curas

land art en el asentadero de los curas

Naturaleza herida…

ceramica en el asentadero de los curas

Ceramica…

land art en el asentadero de los curas

Dragón de 7 cabezas…

land art en el asentadero de los curas

Grabados en musgo…

land art en el asentadero de los curas

Pentagrama…

land art en el asentadero de los curas

El valle de Las Batuecas…

Página oficial de la diputación sobre el camino.

Banner de casasierrasalamanca

El campo base ideal para tus excursiones en la Sierra de Francia

Llámanos y reserva tu estancia al 647 229 674

2 Shares
Share
Tweet
+12
Share
Pin